El aislamiento o contagio derivado del coronavirus será considerado accidente laboral para el autónomo, tras la publicación del Real Decreto-ley 6/2020 de 10 de marzo, que incluye medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública.

Esto tiene especial relevancia en el cobro de las prestaciones derivadas de dicha baja. En el caso de ser considerado enfermedad común, el autónomo sólo cobraría a partir del cuarto día, y tan sólo un 60% de la base reguladora para la que esté cotizando. Esto significa que en los casos de profesionales que cotizan el mínimo (más del 80%), cobrarían 19 euros por día de baja.

Al decretarse esta medida, el autónomo pasa a cobrar el 75% de la base reguladora, y lo hará desde el día siguiente a la  baja. Esto supondría cobrar 4,61€ más, es decir, 23,61€.